La música como factor motivacional

Desde el descubrimiento del efecto que tienen las emociones en el ser humano tanto en la salud como en el comportamiento, todo lo referente a motivar a un ser humano debería estar enfocado a crear emoción.

Uno de los factores que más emoción y reacción proyecta es la música. El efecto que crea la música es el de transportarse a otro tiempo, con diferentes personas y situaciones, creando una reacción física que puede ser vista incluso a través del cuerpo humano.

Y si esto ya se ha podido comprobar con estudios científicos… ¿Porqué no dar importancia cuando escogemos la música para un entrenamiento de fitness?


La música te motiva para darlo todo

¿Cómo lograr una banda sonora adecuada a cada entrenamiento? Especializando y enfocando cada clase o entrenamiento al público que acude.

Esa es la clave: ** la felicidad que se traduce en el bienestar, en sentirse bien.** En poder experimentar la mejor versión de lo que significa por un momento llegar a la fusión de sentir paz, estar en el momento y dejar descansar la mente de todo el ruido que hay en mi cabeza a causa del día a día de la vida cotidiana.

El saber que el escuchar esa canción que tanto me gusta, es como llegar “a casa”, mientras me ejercito y con esa sensación tan total, todo lo puedo.

Otro factor importante a tener en cuenta es el volumen. Hay entrenamientos en los que el volumen de la música impide que las indicaciones del entrenador sean comprendidas, con la consiguiente probabilidad de poder llegar a lesionarnos. Es fundamental no pasar de los 80 decibelios para no dañar el sistema auditivo de las personas que acuden a su entrenamiento.

Si cuidamos estos detalles, tendremos la certeza de ser unos profesionales altamente cualificados ya que no solo nos supeditaremos a dar un entrenamiento… haremos de nuestra clase una terapia total y completa para el cuerpo, la mente y para nuestro ser.

La comunicación es el factor a desarrollar en nuestros entrenamientos, ya que como mucho se ha dicho: “En la era de la comunicación, es cuando menos comunicados estamos”.

Incentivemos a nuestros alumnos o pupilos a que nos compartan qué les gustaría escuchar. Hagamos que comprendan que la inclusión musical tiene muchos beneficios.

Desarrollemos la conciencia de que el entrenamiento ya no solo es para el cuerpo… si no también debe ser alimento para el alma.

Sentirse bien es posible, compartir necesario, hablar imprescindible.

Comencemos a cambiar la cara al entrenamiento: es el futuro.

Un resumen de lo que te interesa

Recibe en tu bandeja de entrada todas las novedades sobre gestión y tendencias en el sector del fitness y el wellness.