Beneficios de la gimnasia prenatal durante el embarazo

La gimnasia prenatal es un programa de actividades físicas especialmente pensado para las mujeres embarazadas. Es un programa físico realmente importante, no solamente porque las ayuda a no coger más peso del estrictamente necesario, sino porque también las ayuda a afrontar mejor el parto y la recuperación tras el mismo. Por ello, es clave llevar una vida más o menos activa durante la gestación.

Beneficios de los entrenamientos

Mediante la práctica de ejercicio, la mujer gestante será capaz de fortalecer los músculos de su cuerpo. Esto le ayudará a mejorar la postura corporal, un aspecto importante a la hora de soportar el peso del embarazo. El fortalecer los músculos también le ayudará a luchar contra la incontinencia urinaria y las patologías propias de la gestación, como dorsalgias o lumbalgias.

Con las rutinas de ejercicios adecuadas, logrará conocer mejor su cuerpo, lo que hará que se sienta más cómoda durante el alumbramiento. Además, podrá conocer nuevas posturas que hagan más fácil soportar las molestias del parto.

A través de un mejor control de la respiración, se consigue una correcta oxigenación del cuerpo. De esta forma, la mujer estará preparada para resistir mejor el esfuerzo a realizar durante el alumbramiento. La adecuada oxigenación de los tejidos también ayuda a la relajación del cuerpo y a conciliar el sueño por la noche.

Con el ejercicio, se reduce el riesgo de posibles complicaciones. Una de esas complicaciones puede ser la práctica de una cesárea o incluso el desarrollo de una diabetes gestacional.

Un entrenamiento físico adecuado durante el embarazo mejorará el humor de la mujer gestante y le aportará una mayor energía a la hora de afrontar su día a día. Una vez dado a luz, también le ayudará a recuperarse física y mentalmente.

Ejercicios y rutinas

Estos ejercicios no son especialmente exigentes, por lo que pueden practicarse durante todo el embarazo.

Primer trimestre: Se produce un aumento de peso que suele rondar los 1 o 2 kilos. En esta etapa es bueno realizar ejercicios cardiovasculares relajados, como salir a caminar y ejercicios de fuerza y flexibilidad, como pilates y yoga. Además, se recomienda comenzar con los ejercicios de Kegel, que ayudan a fortalecer los músculos de la pelvis, favoreciendo el parto y la contención urinaria.

Segundo trimestre: Aquí, el aumento de peso suele ser de 0,5 kilos por semana. Los ejercicios cardiovasculares siguen siendo seguros durante este periodo, al igual que los ejercicios de flexibilidad y fuerza. También se recomienda seguir practicando los famosos ejercicios de Kegel.

Tercer trimestre: Al igual que en el trimestre anterior, en este se suele ganar 0,5 kilos por semana. En esta fase, los ejercicios deben comenzar a ser moderados, se recomiendan deportes como el ciclismo o el remo por tener un menor impacto en la barriga.

Durante todo el embarazo, se deben evitar los saltos y giros, los ambientes muy cálidos y los deportes de contacto, así como, al final, ejercicios como abdominales y sentadillas. Fuera de unas pequeñas precauciones, la gimnasia prenatal es el mejor aliado de las mujeres embarazadas.

Un resumen de lo que te interesa

Recibe en tu bandeja de entrada todas las novedades sobre gestión y tendencias en el sector del fitness y el wellness.