Ayuno intermitente: mitos y realidades

Seguro que a estas alturas has escuchado ya alguna vez el término «ayuno intermitente«. Y sabrás también que es un tema que genera polémica entre sus partidarios y detractores: desde quien afirma que es la panacea para lograr el peso ideal hasta quien lo condena por considerarlo una práctica peligrosa para la salud.
Pues bien, con la idea de encontrar el término medio, uno que se sitúe lo más cerca posible de la realidad, vamos a intentar conocer los mitos y verdades que rodean a esta práctica cada vez más extendida.
No obstante, te adelantamos algo muy importante: antes de poner en práctica cualquier método que incida de un modo u otro en tu salud -como el ayuno intermitente-, debes consultar siempre a un profesional sanitario, en este caso tu médico y un dietista-nutricionista que te asesoren en tu caso particular.

El ayuno intermitente: ¿cuánto hay de verdad y cuánto de mito en esta práctica?

El ayuno intermitente consiste en comer durante una franja horaria del día y ayunar durante otra. No se mantiene el ayuno durante un periodo largo de tiempo, de ahí que se le llame intermitente.
Sus beneficios están más vinculados con el mantenimiento de un peso saludable que con la pérdida de peso. Además, muchos expertos afirman que ofrece otras ventajas, como el hecho de contribuir a la autofagia mediante la cual las células del organismo eliminan sus desechos de forma más eficiente, o la capacidad de estar más activos durante el día. 
Existen diferentes rutinas de ayuno intermitente: desde comer dentro de una franja de 12 horas y ayunar las otras 12 hasta comer dentro de un rango de 8 horas y ayunar otras 16. Lo mejor es que un especialista te recomiende lo más adecuado en tu caso particular. 
Vamos a empezar por conocer los mitos, aquellas afirmaciones que se escuchan sobre el ayuno intermitente y que parecen no tener demasiado fundamento.

Mitos sobre el ayuno intermitente

En primer lugar, se suele afirmar que practicar el ayuno intermitente te hace pasar hambre. Hay que decir que esto puede ocurrir las primeras veces porque no tienes la costumbre de ayunar durante unas horas. 
Es lógico que aparezca hambre los primeros días que estás sin comer en una franja de horas poco habitual.
También existe la leyenda de que practicarlo puede producirte una bajada de azúcar, ya que tradicionalmente se ha pensado que si no se come con regularidad a lo largo del día se produce una bajada de azúcar. Si esto fuese así, nuestros antepasados habrían tenido bajadas de azúcar constantes en épocas en las que comer 5 veces al día no estaba asegurado, ni mucho menos.
Otro mito es que al practicar el ayuno intermitente engordarás. El argumento detrás de esta afirmación es que al no comer durante unas horas el cuerpo interpreta que estás en tiempo de hambruna y moviliza sus reservas para que sobrevivas más tiempo sin comer, lo que se traduce en una subida de peso.


No parece una idea descabellada, pero como veremos más adelante lo que sucede es justo lo contrario. El cuerpo solo reacciona almacenando más grasas cuando el ayuno es de varios días. Por unas pocas horas no interpreta que se esté en una situación prolongada de falta de víveres.

Otra creencia bastante arraigada es que si estas sin comer durante unas horas va a ser frecuente que te marees o tengas poca energía para afrontar el día. Pero salvo que tengas alguna condición particular a nivel de salud, esto no va a ser así.
Por otra parte, hay mucha gente que cree que ayunar de forma intermitente va a destruir el músculo que has ganado previamente. La razón para opinar esto es la creencia de que en ausencia de comida durante unas horas, el cuerpo se alimenta del músculo. Pero eso es lo último que hace el cuerpo. Enseguida te explicaremos por qué.

Verdades sobre el ayuno intermitente

Y conocidos los mitos, abordemos la realidad, que se deriva de un correcto enfoque de lo anterior:
Como decíamos antes, al principio es normal sentir hambre porque estás ayunando en unas horas en las que solías comer. Pero en cuanto te habitúes a ayunar intermitentemente lo normal es que no sientas hambre en ese rango horario del ayuno.
En lo referente a las supuestas bajadas de azúcar que provocaría el ayuno intermitente, los estudios parecen indicar que lejos de producir ese efecto en realidad ayuda a regular el azúcar en sangre, aunque esto no es así para las personas hipoglucémicas, de ahí la importancia de consultar antes a un especialista.
Por otro lado, parece ser que el ayuno intermitente contribuye a la quema de grasa, puesto que el cuerpo utiliza para funcionar la grasa que ha almacenado previamente en lugar de tomar la energía de la comida recién ingerida. 
Además, por una cuestión evolutiva, frente a unas horas sin ingerir nada nuestro cuerpo interpreta que es hora de salir a cazar, incrementando el metabolismo para tener energía extra con ese fin, lo que contribuye a equilibrar nuestro peso.

Al contrario de lo que veíamos al hablar de la supuesta bajada de energía que provocaría el ayuno intermitente, muchos especialistas afirman que en realidad mejora el rendimiento mental y físico al favorecer la autofagia celular que hemos comentado anteriormente: gracias al ayuno intermitente las células consumen todos aquellos desechos que no les sirven, con lo que su funcionamiento general es mejor y esto se refleja, entre otras cosas, en un aumento de la energía corporal y el rendimiento intelectual.

Finalmente, el ayuno intermitente te ayuda a conservar tu masa muscular a diferencia de lo que provocan muchas dietas: lo primero que consumirá tu cuerpo durante el ayuno intermitente serán grasas para aumentar tu energía, y el músculo lo conservará intacto para que puedas “salir de caza” y conseguir el alimento del día.

Visto todo esto, volvemos a recordarte lo fundamental: nunca decidas seguir un método como este sin consultar antes a tu médico y dietista-nutricionista. Cada persona tiene una situación particular y puede que en la tuya el ayuno intermitente no sea aconsejable.

Un resumen de lo que te interesa

Recibe en tu bandeja de entrada todas las novedades sobre gestión y tendencias en el sector del fitness y el wellness.