Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Síntomas de una lesión en CrossFit y cómo evitarla

El CrossFit nació con el objetivo de entrenar a militares, bomberos y policías. Es por eso que se trata de un tipo de entrenamiento tan exigente como lo es la profesión de estos cuerpos de seguridad.
Y aunque hoy en día lo practican todo tipo de personas independientemente de su profesión, lo cierto es que se trata de un entrenamiento que debe llevarse a cabo con la supervisión de profesionales cualificados con el fin de evitar lesiones.
Pese a ello suelen ocurrir con cierta frecuencia, así que en este artículo vamos a conocer las lesiones más comunes en los entrenamientos de CrossFit y te daremos algunos consejos para evitarlas.

CrossFit: ¿en qué consiste?

Podemos decir que el poder del CrossFit es convertir en atleta a toda persona que lo practica.
Esto se consigue gracias a un conjunto de ejercicios variados en los que la persona ha de entrenar a una alta intensidad, intentando realizar el máximo número de rondas en un plazo de tiempo determinado y con una alta carga de peso siempre que sea posible, aunque también se incluyen ejercicios con peso corporal.
El resultado es un cuerpo bien musculado y acostumbrado a una alta exigencia tanto aeróbica como de fuerza, aunque en bastantes ocasiones se producen lesiones en el CrossFit como resultado de una mala ejecución, un insuficiente o nulo calentamiento previo o un deficiente estiramiento antes y después de los ejercicios. 

Principales síntomas de lesión al practicar CrossFit

Como es habitual, las lesiones deportivas suelen traducirse en dolor en la zona afectada, y las ocurridas al practicar esta disciplina no son una excepción. 
Estas son las principales zonas donde aparece dolor tras una lesión practicando CrossFit:

Hombros

El hombro está formado por un conjunto intrincado de fibras y tendones que suele sufrir bastante cuando se le somete a una actividad intensa sin el suficiente calentamiento. También se resiente cuando realizamos una rotación excesiva del músculo o realizamos una ejecución brusca de algún ejercicio.
El resultado puede ir desde una inflamación de la zona hasta sensación de pinzamiento, un menor tono muscular en el hombro y, por supuesto, dolor.

Rodillas

En el CrossFit es habitual que el impacto sea mayor que en otros tipos de entrenamiento, y cuando hablamos de impacto las rodillas suelen ser las partes del cuerpo más afectadas.
Esto se traduce habitualmente en dolor por desgaste del menisco y/o dolor en la parte anterior de las rodillas debido a un estiramiento excesivo de los tendones situados tras ellas.

Muñecas

Cuando se produce una lesión en las muñecas el principal síntoma, además del dolor, es la falta de flexibilidad
Teniendo en cuenta que poder mover las muñecas es fundamental para poder realizar casi cualquier ejercicio del tronco superior del cuerpo, puedes hacerte una idea de lo inhabilitante que puede ser una lesión en esta zona de cara a seguir realizando ejercicio. Eso sí, nada que no pueda arreglar un poco de reposo y rehabilitación en casos más graves.

Lumbares

La zona baja de la espalda se resiente a menudo entre quienes practican CrossFit sin la adecuada supervisión o con una mala ejecución.
La causa del dolor en esta zona suele ser levantar demasiado peso o hacerlo con la espalda flexionada, que siempre debería estar recta.

Gemelos

Este par de músculos hermanos es de una importancia clave en los ejercicios que implican flexión de rodillas, ayudándolas a mantener el equilibrio. 
Puesto que esta flexión está muy presente en los ejercicios de CrossFit, las lesiones en los gemelos son también habituales y se dan en forma de dolor y pinzamientos en la zona.

¿Qué hacer si te has lesionado?


Como con cualquier sospecha de lesión, cuando sientas dolor lo primero que debes hacer es detener el entrenamiento y consultar a un especialista que determine si efectivamente hay una lesión y cuál es su alcance.

Tu fisioterapeuta te dirá si es suficiente con mantener la zona en reposo o si por el contrario es necesario acudir a sesiones de rehabilitación y durante cuánto tiempo.

Prevención: la aliada que no debes ignorar

Siempre es mejor prevenir que curar, y siguiendo este dicho lo mejor que puedes hacer para evitar las lesiones más habituales en CrossFit es lo siguiente:

Calienta y estira

Hazlo siempre antes de cada sesión de CrossFit. Bombearás sangre a tus músculos para que estén calientes y más flexibles cuando empieces a entrenar. Y con los estiramientos pondrás a tono tus tendones. Hazlos antes y después de entrenar.

Usa rodilleras, muñequeras y un cinturón abdominal

Las primeras protegerán tus articulaciones. El cinturón abdominal por su parte reducirá la tensión de tu espalda y mantendrá estable tu columna vertebral a la vez que reduce el riesgo de hernias en la zona del abdomen. 

Entrena en grupo, al menos al principio

Entrenar CrossFit con otras personas cuando no tienes mucha experiencia te ayuda a realizar los ejercicios correctamente, además de tener la supervisión constante de un profesional en la materia.

Ajusta la intensidad a tu condición física y experiencia

No intentes empezar con la mayor exigencia porque entonces las lesiones están aseguradas. Al contrario, empieza poco a poco y ve subiendo en intensidad a medida que notes progresos.

Un resumen de lo que te interesa

Recibe en tu bandeja de entrada todas las novedades sobre gestión y tendencias en el sector del fitness y el wellness.