Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

El poder del CrossFit

No es la primera vez que un deporte o una rutina de entrenamiento traspasa fronteras y se expande por diferentes partes del mundo, modificando los hábitos de cientos de miles de personas. El footing, el aeróbic, el pilates… En diferentes épocas y lugares han logrado imponerse en los gimnasios. Sin embargo, algo especial parece suceder en el caso del crossfit. ¿Qué es lo que le convierte en un entrenamiento tan peculiar? ¿Por qué ha triunfado en los centros deportivos de medio mundo, cambiando incluso la organización de sus instalaciones?

Mucho más que entrenar en un box

Sin duda, uno de sus puntos fuertes es la combinación de diferentes tipos de ejercicios, normalmente bastante intensos. Lo más interesante es que combina el trabajo de resistencia con el de fuerza, de forma que se intercalan ejercicios aeróbicos con ejercicios anaeróbicos. Así, en una misma sesión de entrenamiento, se logran varios objetivos.

Otro de los atractivos de este entrenamiento, que ha logrado un gran número de adeptos en un corto periodo de tiempo, es que los resultados se comienzan a notar de forma muy rápida. Además, debido a la variedad de los ejercicios que se practican, es muy difícil que alguien se aburra practicando crossfit, todo lo contrario: genera afición. La posibilidad que tiene el usuario de comprobar cómo, día a día, se supera a sí mismo, es un gancho innegable.

Contar con un monitor o entrenador que guíe la sesión es otra de las cosas que más atraen a los usuarios. Pueden despreocuparse y dejarse llevar, centrándose únicamente en optimizar cada movimiento. Asimismo, el hecho de llevar al límite las capacidades físicas provoca que las personas que comparten una misma sesión establezcan una especie de unión, algo parecido a lo que ocurre entre los militares en el ejército (ámbito del que proviene este deporte). Su carácter social es otra de sus bases.

Por todos estos motivos, esta disciplina se ha convertido en mucho más que un deporte: es una filosofía, una forma de vivir el ejercicio físico. Además, el componente competitivo añade una pizca más de adicción a esta combinación de fuerza y resistencia aderezada con mucha intensidad.

El crossfit y su influencia en los centros deportivos

Actualmente y de forma oficial, este deporte se practica en más de 10.000 centros deportivos (conocidos como boxes dentro del sector) de todo el mundo. Se caracterizan por ser espacios muy básicos, que normalmente se utilizaban con otros fines. Los responsables de los centros han decidido reconvertir estos lugares para sumarse al éxito de esta disciplina deportiva, que destaca por practicarse con la ausencia total de máquinas y espejos.

Por otra parte, los gimnasios que han decidido realizar una importante inversión en sus locales y han comenzado a ofrecer clases de crossfit han podido ver como el número de socios o asistentes se ha incrementado exponencialmente. Digamos que, hoy por hoy, es una garantía de éxito. Al contrario de lo que puede parecer, por la alta intensidad que requiere este ejercicio, es apto para cualquier tipo de público.

Un resumen de lo que te interesa

Recibe en tu bandeja de entrada todas las novedades sobre gestión y tendencias en el sector del fitness y el wellness.