Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Beneficios de tonificar el core

Al hablar de core, uno inmediatamente piensa en la zona abdominal. Antes de nada, deberíamos comenzar el post explicando exactamente qué es. Su concepto abarca mucho más allá de los abdominales. Aunque llevamos años trabajando esta zona, no es si no ahora cuando se ha despertado una curiosidad general por conocer los beneficios de tonificar el core.

¿Qué es el core?

Es el área que abarca la región del abdomen y la parte baja de la espalda. Los músculos de esta zona son los oblicuos interno y externo, el transverso, el recto del abdomen y la musculatura profunda de la espalda lumbar. Muchos lo llaman la «faja abdominal» o «cinturón lumbar» y es nuestro mejor aliado a la hora de proteger nuestra columna vertebral.

Tiene una forma de tubo ovalado y esta formado por el suelo pélvico (en la zona inferior), el diafragma (en la zona superior, justo debajo de los pulmones), los músculos transverso y oblicuos y la zona lumbar.

El core es nuestro centro de gravedad y energía donde comienzan, se sostienen y estabilizan todos los movimientos que realiza el cuerpo.

Todos deberíamos tenerlo activado, pero los que más deberían interesarse por los beneficios de tonificar el core son los deportistas, especialmente, runners y culturistas.

Para runners

Al ayudarnos a mejorar nuestra postura corporal, un abdomen fuerte y resistente permite una mejor economía de carrera: la estabilidad del tronco reduce el gasto energético. Además, la correlación que se realiza entre los diferentes músculos producirá las contracciones adecuadas para una biomecánica equilibrada, de esta forma, reduciremos el impacto en las articulaciones con sus lesiones futuras.

Para culturistas

La importancia de entrenar el core es básica y fundamental para un culturista. Un squat, un push press o un lanzamiento, le exigen gran cantidad de esfuerzo a la zona abdominal. No se trata solo de lograr el objetivo del entrenamiento: mayor fuerza y musculatura, si no de eliminar las cargas y tensiones de discos intervertebrales y cartílagos articulares.

Evitando futuras lesiones

El propio cuerpo se vale de los músculos de esa zona para proteger la columna, si estos músculos son débiles y no pueden intervenir en el proceso del movimiento, impactan directamente sobre las estructuras articulares. Un core débil acabará produciendo, en el corto medio plazo, lesiones lumbares.

No debemos olvidar que el core es un conjunto de músculos de soporte y protección, por ello debemos ser muy conscientes a la hora de trabajarlos. Siempre es mejor ir de menos a más y evitar los ejercicios repetitivos y de corta intensidad. Una postura inadecuada al realizar los ejercicios, desembocará en un patrón incorrecto.

Mantener un core saludable y entrenado harán que nuestra columna mejore su estabilidad, obteniendo una mayor corrección postural y, por tanto, un tronco erguido. De esta manera, se equilibra y distribuye la fuerza para disminuir el estrés en diferentes estructuras óseas y blandas que podrían producir lesiones.

Siempre recomendamos que se realicen los ejercicios de forma guiada, con un especialista que nos guíe para conocer los beneficios de tonificar el core, ya que cada cuerpo y su evolución son completamente diferentes.

Un resumen de lo que te interesa

Recibe en tu bandeja de entrada todas las novedades sobre gestión y tendencias en el sector del fitness y el wellness.