Cómo conseguir un staff motivado

Un cliente solo tendrá una buena experiencia en un centro deportivo si es tratado adecuadamente por los profesionales que forman parte del él. Y esta relación suele llegar a buen puerto solo si existe un staff motivado, que dé lo mejor de si mismo. Que cumpla las funciones que le han sido encomendadas no es suficiente para la satisfacción del usuario si el ambiente no es bueno. Teniendo esto claro, es normal que nos preguntemos cómo lograr que los empleados estén motivados.​

Las claves de la motivación

Es cierto que hay varios factores que motivan a los trabajadores. Pero aún más importante, es que hagamos un seguimiento de su consecución. El motivo es que esta positiva implicación de los trabajadores se mantenga en el tiempo. Por tanto, no solo es importante que sigamos los consejos expuestos a continuación. También es fundamental detectar a tiempo posibles problemas en el futuro relacionados con ellos.

Ambiente laboral

A veces damos por hecho que el entorno de trabajo es adecuado para los trabajadores, pero muchas veces no es así. Debemos tratar que el clima sea cordial y que la comunicación fluya entre todas las partes. La colaboración es otro aspecto importante. En definitiva, conseguir que el empleado sienta que forma parte de un verdadero equipo.

Una buena organización

A esto hay que añadir varios aspectos importantísimos. El primero de ellos es que los roles de cada persona dentro del centro deportivo deben estar muy claros. Deberíamos detallar funciones, adelantar posibles solapamientos y explicar bien qué esperamos de cada uno de ellos. Y, por supuesto, debemos asegurarnos de que cada empleado posee la formación suficiente para la función que desempeña. No hay nada peor para un empleado que sentir que lo han lanzado a la “boca del lobo”, sin preparación. Una buena planificación, contando por ejemplo con un calendario para organizar actividades, también es muy buena idea. El objetivo es evitar malentendidos y frustraciones.

Reconocimiento al esfuerzo realizado

Por supuesto, las condiciones económicas de los empleados deben estar acordes a las dificultades a las que se enfrentan. Es una manera de valorar el esfuerzo. También es buena idea que realicemos de forma periódica una medición de resultados personalizada. De esta manera, el trabajador se sentirá valorado por sus logros, y también sabrá dónde mejorar. También es positivo que perciba que si se esfuerza más, podrá avanzar laboralmente en el futuro.

Con la ayuda de todas estas pautas, conseguiremos una buena base para un staff motivado. No es fácil. Desde un punto de vista práctico, es un proceso largo implementar bien todas las recomendaciones. Y no es un proceso con un final. Para mantener la implicación, es necesario que evaluemos cada cierto tiempo si alguno de los puntos mencionados está comenzando a fallar. Es por tanto una carrera de fondo pero con resultados muy positivos. El usuario de nuestro centro deportivo notará el buen ambiente, lo cual repercute en una buena experiencia. Y un paso positivo por el centro se traducirá en que volverá, convirtiéndolo en un cliente fiel.

Un resumen de lo que te interesa

Recibe en tu bandeja de entrada todas las novedades sobre gestión y tendencias en el sector del fitness y el wellness.