Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Beneficios de digitalizar tus historiales clínicos

En cualquier centro de salud o clínica en la que se lleven a cabo tratamientos o se pase consulta, los historiales clínicos son una herramienta imprescindible para poder llevar un seguimiento del trabajo realizado con cada paciente a lo largo del tiempo.

Tradicionalmente, estos historiales se han gestionado siempre como documentos en papel, clasificados en archivadores y agrupados por cliente. Si los has gestionado así en el pasado sabrás que, además de ocupar espacio -cada vez más conforme las visitas del paciente se acumulan-, hacen que su consulta sea muy poco ágil, especialmente si buscas un dato concreto.

Hoy en día es cada vez más común digitalizar estos registros, y con TIMP puedes disponer de tus historiales clínicos sin salir del panel de control. Esto tiene muchos beneficios, y si aún gestionas tus historiales en papel te los estás perdiendo todos.

Por eso, sigue nuestra recomendación y pásate a los historiales clínicos de TIMP. Te contamos todo lo que ganarás con ellos.

Beneficios de digitalizar tus historiales clínicos con TIMP

Los historiales clínicos de TIMP te permiten disponer de un registro digital completo de todas las sesiones que llevas a cabo con tus clientes.

Esta posibilidad te ofrece un gran número de beneficios, entre los que destacan un ágil acceso a los registros, la facilidad para descargarlos y exportarlos cuando los necesites o una mayor seguridad para los datos que almacenas.


Vamos a conocer estos beneficios en detalle.

Registros organizados por carpetas

En TIMP, cada sesión que ofreces en el centro equivale a un registro en los historiales clínicos. Y cuando creas registros de las diferentes sesiones con tus pacientes puedes guardarlos en carpetas y organizarlas como prefieras: como historias, temáticas, casos…

Esto es muy útil porque no todas las sesiones son iguales ni se realiza el mismo tipo de tratamiento en todas. Así, la posibilidad de crear distintos tipos de carpeta para tus historiales te permite almacenar esta información de una forma mucho más diferenciada y accesible.

Datos de cada registro a tu alcance

En nuestros historiales clínicos digitales se quedan grabados datos como la fecha y hora de creación de cada registro, qué profesional del centro lo ha creado y cuándo se ha abierto o modificado esa entrada.

Además, cada uno de ellos dispone de un histórico de modificaciones para que puedas consultar cuándo se añadió o modificó algún dato.

Esto posibilita ampliar la información si por ejemplo un paciente te trae con posterioridad un documento digital relativo a una consulta anterior -como una radiografía escaneada o un informe de terceros en pdf– y lo quieres añadir al registro del día correspondiente, haciendo constar cuándo se aportó esta información nueva.

Disponer de todos estos datos hace de tus historiales una fuente de consulta mucho más precisa y fiable.

Protegidos contra modificaciones

Aunque puedes modificar los historiales clínicos como hemos visto en el punto anterior, si en algún caso necesitas que un registro se guarde sin modificaciones futuras puedes habilitar una protección en este sentido.

De esta manera te aseguras de que, lo consultes cuando lo consultes, la información que guardaste el primer día se mantendrá intacta.

Con plantillas personalizables

Cuando creas el registro de una consulta en tu centro quieres que su formato mantenga una uniformidad con el resto de registros que vas creando, de forma que sepas dónde está situado cada dato y así consultarlo siempre con rapidez.

Para lograr esto lo ideal es contar con una plantilla estructurada con un formato de formulario, en el que encuentras los habituales campos de selección, texto, fecha y hora, etc.

Sabiendo esto, uno de los aspectos más atractivos de gestionar tus historiales clínicos con TIMP es que puedes personalizar estas plantillas, añadiendo o eliminando los campos que desees y ordenándolos en el documento como más te convenga.

Así, los historiales clínicos de tu centro estarán siempre a tu gusto.

Historiales exportables

Por último, es un hecho que almacenar los historiales clínicos en formato digital es una gran ventaja con respecto al formato físico, pero también es cierto que en ocasiones puede resultar útil disponer de un determinado historial en papel o en un archivo digital exportable.

Por esta razón, con TIMP puedes imprimir los registros en formato PDF y también exportarlos todos en formato ZIP para almacenarlos como prefieras.

Ahora que conoces todos sus beneficios, ¿te animas a digitalizar tus historiales clínicos con TIMP? Contacta con nuestro equipo de soporte para resolver cualquier duda a través del chat del panel o mediante una llamada telefónica.

Consulta aquí más información:

Historiales clínicos de TIMP
Modificar una plantilla del registro clínico
Importar historiales clínicos

Un resumen de lo que te interesa

Recibe en tu bandeja de entrada todas las novedades sobre gestión y tendencias en el sector del fitness y el wellness.