«No imagino The Yoga Box sin TIMP»

Llega el momento de relajarse, de tomar consciencia plena de uno mismo y de aquello que le rodea. Es la hora de practicar yoga, y un sitio estupendo para hacerlo es The Yoga Box: un estudio boutique de yoga que utiliza TIMP para gestionar las reservas de sus clientes. 

Hemos visitado a su directora Natasha Collen para que nos explique qué ha supuesto la implantación de TIMP en su negocio, y nos ha contado varias cosas interesantes que queremos que sepas.

Inspira profundamente, relájate y acompáñanos en este agradable viaje a The Yoga Box.

The Yoga Box: un estudio boutique innovador

Lo primero que nos transmiten las instalaciones de The Yoga Box al llegar es una sensación de serenidad y paz. El silencio lo inunda todo, mientras que la iluminación y diseño interior del local nos relajan con su minimalismo. Al mismo tiempo, se percibe la voluntad de estar en contacto con la naturaleza gracias al verde que aportan las distintas plantas que adornan el mobiliario, en su mayoría acabado en madera.

Natasha nos recibe poco antes de abrir al público y nos explica cómo surgió la idea de crear un estudio boutique de yoga en Valencia: durante una estancia en Londres tuvo la oportunidad de conocer este tipo de negocio y su funcionamiento, y a la vuelta ella y su socio fundaron el suyo propio aprovechando que era un concepto poco explotado en España. 

The Yoga Box se caracteriza por su exclusiva ubicación en el mismo corazón de la ciudad, sus cuidadas instalaciones que huyen de la masificación del espacio y su exquisita atención personalizada.

Un centro así necesitaba ofrecer a sus clientes un servicio de reservas a la altura.

Alcanzando el equilibrio con TIMP

Tal y como nos cuenta, Natasha no había administrado antes un negocio y al empezar con The Yoga Box se dio cuenta de que en el apartado de la gestión económica no tenía una visión clara de cómo y hacia dónde avanzaba su empresa. 

Además, asegura que en comparación con Londres los usuarios de un centro en España acostumbran a reservar sus clases llamando por teléfono, lo que ralentiza todo el proceso y supone una gran carga de trabajo para la persona que está en recepción, en este caso la propia Natasha. 

Cuando un amigo le habló de este software no tardó en probar TIMP en The Yoga Box, y la situación cambió a mejor drásticamente: en lo referente a la gestión, Natasha pudo por fin gestionar las cuentas de la empresa de forma ordenada, ágil y cómoda, obteniendo reportes del estado actual del negocio que le permiten en todo momento realizar los ajustes oportunos para que el rendimiento aumente.

Y en cuanto a las clases sus clientes reservan sin tener que llamarle por teléfono, se ponen en lista de espera si las plazas están ocupadas y aprovechan los huecos que se quedan libres cuando la app les avisa de una vacante. 

Obviamente a Natasha esto le ha supuesto recuperar el control de su tiempo, centrándose en otras tareas más rentables para su negocio y liberándose del estrés que le suponía alternar la gestión con la atención telefónica.

¿Trabajar sin TIMP? No, gracias

Antes de marcharnos, Natasha nos asegura que no es capaz de imaginarse trabajando sin TIMP. Se ha convertido en una herramienta fundamental en The Yoga Box tanto para ella como para sus clientes, haciéndoles la vida más fácil.

Nosotros nos vamos de este estudio con el relax que Natasha nos ha transmitido, felices de saber que en parte se debe al yoga… y en parte a la mejora en la gestión que TIMP le proporciona.

Un resumen de lo que te interesa

Recibe en tu bandeja de entrada todas las novedades sobre gestión y tendencias en el sector del fitness y el wellness.