Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Técnicas de relajación: ¿cuál de estas 6 es tu preferida?

El ritmo de vida actual no da respiro. Por suerte, si eres gerente de un centro, TIMP te facilita muchísimo el día a día agilizando tus tareas diarias, automatizando tus reservas, ofreciéndote datos en tiempo real del rendimiento de tu negocio… Pero de todas formas hay momentos en que necesitas tomarte un descanso y desconectar.
Por eso, hoy te traemos un compendio de las técnicas de relajación más utilizadas, para que las pongas en práctica en esos días que piden a gritos un paréntesis. Porque sí, llevar adelante una empresa no es tarea sencilla, y tienes todo el derecho a delegar de vez en cuando, a parar unos minutos y respirar profundamente, a salir a la calle para que te dé el aire y volver al trabajo con energía renovada.
En este artículo aprenderás a tomártelo con algo más de calma gracias a seis técnicas de relajación muy populares. Las tres primeras se usan con más frecuencia para dormir, y las tres restantes se pueden utilizar tanto para eso como en cualquier situación durante el día.
¿Cuál será tu preferida? Vamos a descubrirlo. Pero cuidado, ¡no vaya a ser que te relajes demasiado y te nos duermas por el camino!

Técnicas de relajación para dormir

En este apartado hemos incluido tres técnicas que son muy utilizadas para conciliar el sueño, aunque pueden ponerse también en práctica para relajarse durante el día -no necesariamente para dormir- y obtener así un momento de bienestar, rebajando nuestro nivel de estrés.
Son las siguientes:

Relajación guiada

La relajación guiada es un método muy efectivo para alcanzar un estado de calma, basado en un conjunto de instrucciones dadas por un especialista a la persona que quiere relajarse. En ellas, el profesional va guiando -de ahí toma su nombre- el proceso de relajación del usuario, describiéndole un lugar hipotético, una situación de gran paz y tranquilidad o sencillamente una sensación de bienestar que la persona recrea en su mente mientras respira acompasadamente.
Es muy habitual sustituir la voz presencial del especialista por un audio con instrucciones grabadas, que puede reproducirse en cualquier momento para relajarse sin necesidad de nadie más. De hecho, existen multitud de aplicaciones móviles con las que pueden escucharse instrucciones para la relajación.

Relajación con sonidos ambientales

Bastante relacionada con la anterior, en especial con la posibilidad de escuchar audios para relajarse, la relajación con sonidos ambientales o de la naturaleza busca eliminar el estrés mediante la reproducción del canto de los pájaros, el sonido de las olas del mar o el de la brisa entre la vegetación.
Funciona especialmente bien entre los amantes de la naturaleza, y se pueden encontrar centenares de vídeos y audios en internet que recopilan sonidos naturales para relajarse.

Relajación con música

Al igual que ocurre con los sonidos, la música se puede utilizar con fines relajantes. Eso sí, para ello no vale cualquier tipo de composición: las melodías que con mayor frecuencia se utilizan para relajarse suelen ser de tipo instrumental, ritmo pausado, instrumentos de aire o cuerda y percusión suave. 
Un buen ejemplo sería la música tibetana, con el sonido de sus cuencos flotando en el aire.
Es interesante tener en cuenta que, a menudo, en la relajación guiada se suele emplear música pausada de fondo, así como sonidos de la naturaleza que potencian este efecto tranquilizador que se busca, por lo que en realidad estas tres técnicas se suelen utilizar juntas para conseguir una relajación más profunda.

Relajación mediante la visualización

La visualización consiste en recrear mentalmente una escena y asociarla con sensaciones positivas. Durante una situación estresante, se puede utilizar con el objetivo de experimentar esas mismas sensaciones al pensar en la escena que hemos relacionado con ellas. 
Otra posibilidad sería visualizar mentalmente esa situación que nos genera ansiedad y, paso a paso, imaginarla de manera positiva y llegando a un final beneficioso para nosotros. Por ejemplo, si nos produce estrés acudir al dentista, podemos recrear mentalmente cómo será nuestra visita e imaginarnos superando con calma toda la sesión, recibiendo un trato agradable, sintiéndonos seguros y en buenas manos, etc.
De esta manera, aprender a visualizar se convertirá en una herramienta muy efectiva que podremos poner en práctica antes de cualquier evento que nos inquiete o produzca malestar. Te sorprenderá comprobar que con la práctica eres capaz de afrontar estas situaciones con mucha más calma.

Relajación a través de la respiración

La respiración es un proceso biológico imprescindible para la vida humana, pero a la vez también se trata de una herramienta muy poderosa para regular nuestro nivel de activación. Porque, por suerte, podemos modificarla a voluntad.
Así como cuando estamos nerviosos o estresados nuestra frecuencia respiratoria es por lo general más alta, en un estado de relajación profunda el ritmo respiratorio es mucho más pausado. Sabiendo esto, el truco es simple: si queremos relajarnos, una buena manera de conseguirlo es rebajando nuestra frecuencia respiratoria.
Pero no es el único paso a seguir. Para conseguirlo, al inspirar debemos coger aire profundamente y por la nariz, hinchando el abdomen. Para una correcta respiración profunda, coloca una mano en tu pecho y otra en tu barriga, y asegúrate de que la del pecho no se mueve en ningún momento. 
En cambio, comprobarás que la mano que tienes en la barriga se mueve hacia adelante y hacia atrás. Eso querrá decir que estás llenando de aire la parte baja de tus pulmones, justamente la más amplia. Como el caudal de aire inspirado será mayor, no necesitarás coger aire tan a menudo como si respiras con la parte superior de los pulmones. 
El resultado será una respiración profunda y pausada.
Ahora que sabes respirar de este modo, veamos cómo poner tu respiración al servicio de la relajación. Coge aire tal y como te hemos explicado, por la nariz e hinchando la barriga. Aguanta el aire inspirado durante unos cuatro segundos y luego suéltalo lentamente por la boca hasta vaciar tus pulmones, sin forzar la salida de aire.
Repite esta pauta durante unos 10 minutos y luego evalúa cómo te sientes. Seguro que te has ido relajando con cada nueva inspiración y te inunda un sentimiento de calma y tranquilidad que no tenías antes de empezar.
Todo un descubrimiento, ¿verdad?

Relajación muscular progresiva

La técnica de Jacobson, popularmente conocida como relajación muscular progresiva, es idónea para aquellos casos en que notamos que el estrés o la ansiedad han ido tensando nuestros músculos y, como consecuencia, arrastramos cierto agarrotamiento.
Para realizarla correctamente es necesario practicar un poco hasta dominar su ejecución, pero una vez lo consigas comprobarás que es un método muy efectivo para eliminar la ansiedad y el estrés acumulados.
La relajación muscular progresiva consta de tres fases:

Fase 1: tensión-relajación

En esta, el objetivo es tomar conciencia de cada parte de nuestro cuerpo y de los músculos que la forman. Para ello, de forma progresiva iremos tensando y destensando los músculos principales, prestando atención a la sensación que se produce en cada caso. Así, se aprende a diferenciar un estado de tensión muscular de otro de relajación. Este proceso se lleva a cabo en el siguiente orden: se tensan y destensan los músculos de cara, cuello y hombros; posteriormente los de brazos y manos, a los que siguen los músculos del abdomen, finalizando con los músculos de las piernas.

Fase 2: repaso

Es el momento de hacer una revisión mental de cada parte del cuerpo que has tensionado y aflojado, comprobando si sigue relajada o, por el contrario, tensa. Cuando identifiques cualquiera de estas últimas, intenta relajarlas. Y las partes que ya estén destensadas, relájalas todavía más.

Fase 3: relajación mental

Si con las dos fases anteriores hemos logrado relajar los músculos del cuerpo, ahora le toca a la mente. Imagina una situación agradable y todo lo que tiene que ver con ella: sus sonidos, los colores y elementos del entorno, los aromas que flotan en el aire… 
Si lo prefieres también puedes pensar en una pieza musical que te transmita calma o en una obra de arte que te inspire. Incluso puedes probar a dejar tu mente en blanco. En cualquier caso, comprobarás que si has relajado tus músculos en las etapas previas te resultará mucho más sencillo alcanzar un estado de tranquilidad mental.
Lo bueno de esta técnica es que, si la practicas y consigues realizarla con facilidad, puedes usarla cuando la necesites en casi cualquier contexto. Puedes consultar en el siguiente enlace información más detallada sobre la relajación muscular progresiva y cómo ponerla en práctica.

Beneficios de las técnicas de relajación

Eliminar el nerviosismo o reducir la ansiedad es obviamente el principal beneficio de emplear técnicas de relajación. Pero hay otra serie de efectos positivos en el organismo que vale la pena conocer. Más de uno te sorprenderá, seguro.
Estos son los principales:
  • La relajación es capaz de reducir el insomnio.
  • Puede aliviar el dolor de cabeza.
  • Reduce los síntomas de la ansiedad y el estrés como náuseas, taquicardias, mareo o sudoración excesiva.
  • Alivia los dolores musculares.
  • Aumenta la capacidad de concentración y atención.
  • Reduce la sensación de fatiga.
  • Desbloquea capacidades cognitivas como la creatividad en momentos de estrés o ansiedad.

¿Te has relajado ya?

Shht, shht… ¿Duermes?
Ah, menos mal. Con esa carita de relax creíamos que te habíamos perdido. ¿Verdad que después de conocer estas técnicas ya vas viendo la luz al final del túnel del estrés?
Date un tiempo todos los días para poner alguna de ellas en práctica y verás que, poco a poco, eres capaz de relajarte en cuestión de minutos o segundos.
Algo que también funciona muy bien contra la ansiedad es tener todo bajo control, así que sigue utilizando TIMP para gestionar tu centro y tus reservas. Con eso y estas técnicas de relajación ya tienes el pack completo para decir adiós a los nervios.
¡Qué descanses!

Un resumen de lo que te interesa

Recibe en tu bandeja de entrada todas las novedades sobre gestión y tendencias en el sector del fitness y el wellness.