Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Fitness Facial: Tonifica la piel de tu rostro

A estas alturas no hace falta que Timp te diga que para disfrutar de una vida saludable debes seguir una dieta equilibrada, practicar deporte y descansar entro 8 y 10 horas al día. ¿No? Hasta aquí todo correcto.
Después de tu larga jornada lo más probable es que te des un baño, y tras ungir tu cuerpo de crema o aceite hidratante… ¡Listo! Pero siento decirte que te estás equivocando, el rostro es nuestro gran olvidado y está deseando que lo ejercites.
Seguimos cantidad de tablas para tonificar nuestros abdominales, piernas, glúteos… y no pensamos en dedicar cinco minutos a los más de 50 músculos que forman nuestra cara. Con este tipo de manipulaciones conseguiremos activar el tejido, mitigar los signos de cansancio, prevenir la flacidez, mantener la forma del rostro y conservar su firmeza sin agujas ni cosmética.

Los ejercicios faciales hace años que triunfan entre celebridades para conseguir una apariencia saludable. Por eso ha llegado el momento en el que Timp te ponga al día sobre esta tendencia que podrás adoptar en tu beauty routine.

Tómatelo con calma, tu rostro se lo merece

El mejor momento para empezar los ejercicios y liberar la tensión acumulada es durante la noche: conseguirás un efecto lifting, corregir la flacidez y mitigar las arrugas. Nada mal, ¿no? Además, ayudarás a disminuir la tensión de tus músculos, algo muy efectivo para dolores de cabeza, cuello y mandíbula.

Para esta sencilla técnica solo necesitas un par de cosas, tus manos y un espejo. Limpia la zona con tus productos habituales y aplica una crema hidratante para aportar la textura idónea a tu piel.

Tonificar el cuello

La gran zona olvidada. Normalmente nos ponemos las cremas hasta la barbilla, pero no terminamos de esparcirlas hasta la zona del cuello:
1. Activa los ganglios linfáticos, elimina toxinas y relaja esa sección: Dibuja círculos por la zona del cuello siguiendo un movimiento de fuera hacia dentro con las dos manos. Debes dirigir la circulación bajando hacia la zona del escote.
2. Mueve la cabeza de un lado al otro suavemente, intentando acercar la oreja a los hombros.
3.  Ejerce presión en el pecho colocando tus manos, tira el cuello hacia atrás y repite el ejercicio hasta diez veces.

Mentón y papada

Acuérdate, estos ejercicios debes realizarlos durante 30 segundos:
1. Abre la boca, dobla la lengua y con la boca cerrada pon tus pulgares en contacto con el mentón.
2. Mete tu mentón hacia dentro, abriendo y cerrando tu boca con total naturalidad.
3. Giramos la cara y saca el mentón hacia dentro y hacia fuera. 

Arrugas en la frente

Una frente lisa aporta sensación de calma y serenidad:
1. Contrae el músculo frontal elevando las cejas y sosteniendo la piel con los dedos. Sube y baja las cejas hasta 10 veces.
2. El siguiente ejercicio se trata de “abrir la mente”, pon en contacto con el centro de tu frente las yemas de tus dedos, y estira tus manos hacia atrás acariciándote suavemente.
3. A continuación vamos a “planchar la frente”. Ponemos la palma de la mano ligeramente hacia arriba de las cejas, y arrastramos la piel hacia arriba.

Reducir ojeras

Eliminar las ojeras es bastante complicado, pero si las tratamos cuidadosamente las podemos reducir de forma significativa:

1. Empieza situando los dedos índices entre la zona de las cejas y haz grandes círculos alrededor de los ojos sin tocar la zona de cerca.
2. Presiona ligeramente los pómulos con los dedos hacia fuera, empieza desde los laterales de la nariz hacia el final de la mejilla.
3. Apretamos los mofletes suavemente con movimientos en forma de pequeñas pinzas hacia arriba.

Redefinir el óvalo facial

Recuerda hidratar la zona de la barbilla y cuello para facilitar el masaje:
1. Vas a hacer un movimiento que consiste en deslizar las manos hacia arriba desde la zona de la barbilla hasta las orejas. Se trata de pellizcar sutilmente la zona de mandíbula. A continuación, seguiremos la misma técnica pero agilizando el movimiento. Ten en cuenta que no se trata de estirar la piel, sino de estimularla.
2. Coloca los pulgares debajo barbilla, los dedos índices en las comisuras de los labios y estira la piel hacia las orejas.
3. Con toda nuestra mano, ponemos las manos en la barbilla y tensamos la piel con las manos hasta la oreja. Lo importante es estimular el músculo y sentir el movimiento.



Ahora ha llegado el momento de poner en práctica todos estos trucos para mejorar la elasticidad de tu piel y liberar tensiones. Sobre todo, recuerda que para apreciar los resultados debes dedicar al menos dos sesiones a la semana de unos cinco minutos. ¡Notarás la diferencia!

Cuéntanos qué te ha parecido en las redes sociales de Timp.

Un resumen de lo que te interesa

Recibe en tu bandeja de entrada todas las novedades sobre gestión y tendencias en el sector del fitness y el wellness.