Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Estadísticas TIMP: la tasa de cancelación en tu centro

En TIMP volvemos, una vez más, para explicarte una de esas métricas para mejorar la rentabilidad de tu negocio y que puedes consultar en tu panel de control.
Se trata en este caso de la “tasa de cancelación”. ¿Quieres saber en qué consiste?

¿Qué es la tasa de cancelación y qué información te aporta sobre tu centro?

Cuando hablamos de tasa de cancelación nos estamos refiriendo al porcentaje de clientes que no renuevan su cuota en el centro.
Por ejemplo, si un cliente que tiene abonada una mensualidad no renueva el siguiente mes, estamos hablando de una cancelación. Por tanto el porcentaje de todos los clientes en esta situación es la tasa de cancelación de tu centro.


Es un dato que debes tener muy en cuenta, porque indica que quizá algo no está funcionando todo lo bien que podría en tu negocio. Al fin y al cabo, te interesa que tus clientes vuelvan, y si tu tasa de cancelación es alta debes ponerte manos a la obra para cambiar esta situación, pues significa que muchos se marchan quizá para siempre.

¿Cómo reducir tu tasa de cancelación?

Hay una serie de medidas que puedes poner en práctica para reducir tu tasa de cancelación. Si lo consigues querrá decir que tus clientes se quedan más tiempo contigo.
Habrás aumentado tu tasa de retención.

Identifica qué usuarios no vuelven

Averigua en tu panel de control quiénes son esos usuarios que no han renovado su cuota. Son aquellos que no renuevan mediante las “autocompras” y lo comunican antes del próximo mes.
Este es el primer paso para poder hacer algo al respecto.

Averigua sus motivos

Ahora que ya sabes quiénes son, intenta ponerte en contacto con ellos para conocer cuáles son los motivos que les han llevado a no renovar su cuota. 
¿Es por una disconformidad con los precios? ¿Por una situación particular? ¿Por algún cambio en los horarios de actividades?
Conocer esta información te será muy útil no solo para recuperar a estos clientes, sino también para detectar posibles áreas de mejora en tu negocio.

Ofréceles algo a su medida

Con esta información en la mano ya puedes idear soluciones o alternativas que ofrecer a cada uno de ellos, de modo que valoren la posibilidad de volver a tu centro y renovar por fin su cuota anterior.


También es posible que el problema en su caso sea precisamente la cuota que estaban pagando: puede que su situación personal haya cambiado y ahora necesiten una cuota distinta, quizá más económica o con un menor número de sesiones. Solo si conoces su caso de primera mano podrás darles la posibilidad de volver con una más ajustada a sus nuevas necesidades.

Como sabes, siempre es más sencillo mantener un cliente que ganar uno nuevo . Aprovecha que ya ha tenido relación con el centro y contacta con esa persona para preocuparte por su situación y ofrecerle una solución ventajosa para ambas partes. 
 Y recuerda que lo ideal es fidelizar a tus clientes, es decir, que estén siempre tan a gusto contigo que nunca piensen en marcharse. Esto es anticiparse a cualquier situación. Para ello, interésate por su opinión del centro con regularidad y asegúrate de que no les falte de nada.
En definitiva, una alta fidelización repercutirá en una baja tasa de cancelación.

Un resumen de lo que te interesa

Recibe en tu bandeja de entrada todas las novedades sobre gestión y tendencias en el sector del fitness y el wellness.